Captura de pantalla 2016-05-02 a las 23.20.27.png#VOLADURAMENTAL

 
Ya lo decían los sabios griegos ¿fue Sócrates?…”Conócete a ti mismo”. Y es que hay que estar pendiente de uno mismo, conocerse, dedicarse tiempo y quererse. La era del autoconocimiento es apasionante, te permite llegar a saber dónde tienes el límite, a entender el porqué de muchas cuestiones que te suceden en la vida cotidiana. ¡¡Tener conocimiento de ti es un tesoro!!

Yo no soy de equilibrar mis chacras, ver a chamanes, gurús, practicar magia, ir a retiros espirituales…no pertenezco a ese colectivo social que cree mucho en lo espiritual. No obstante, tengo mucha dialéctica mental que me lleva al autoconocimiento. Creo  (sin que nadie se sienta ofendido…) que cuando habitas ese mundo intentas interiorizar tanto que te pierdes.

La espiritualidad es algo que a mi entender no se busca, más bien se trata de desarrollar tu propia técnica (esta no es igual para cada persona). Cada individuo conoce su propia ética y ve la vida desde su prisma. Lo que para unos vale, para otros puede no funcionar. Nadie nace iluminado pero cuando practicas la coherencia de tus pensamientos puedes conectar fácilmente contigo mismo, así te llega la paz.

La clave en conocerte creo que está en ir a tu encuentro, poder verte como en un espejo, esa realidad, la tuya, la que estás experimentando. Ver tu manera de vivir, de relacionarte con el contexto como si fueses una tercera persona. Es decir, se trata de salir de ti para conectar contigo mismo ¿paradoja? Quizás eso sea pero es mi forma de conocer a Myriam.

Anuncios