Vivimos en una sociedad que ha cambiado muy rápido. En los últimos años hemos modificado la forma de comunicarnos e introducido en nuestras vidas otros canales de comunicación paralelos a los habituales. Podríamos citas nombres de redes sociales: Facebook, la más popular; Twitter, ganando terreno; Tuenti, para los adolescentes ¿?; LinkedIn, para hacer networking…. Y así continuar con la lista y hacerla kilométrica. Mi duda es: ¿sabemos hacer uso de estas herramientas? Hablemos de Facebook, la red social por excelencia, esa en la que muchos usuarios tienes abiertos sus contenidos, perfiles públicos y en la mayoría de las ocasiones por completo desconocimiento.

Acabo de escuchar por televisión un noticia que me ha llamado la atención: una mujer de Madrid sentenciada por hacer por colgar una foto en la que llevaba una camiseta con el lema: “Mi exmarido es un gilipollas”. La mujer debe pagar 1.000€ y estar ocho dias recluida en su domicilio. Su exmarido no era amigo de la mujer en Facebook, esta asegura que su perfil no era público es decir, tenía acotada su privacidad. Es posible que alguno de sus supuesto “amigos” en Facebook, mostraron las imágenes al exmarido.

La noticia en un principio me ha parecido cómica, he sonreído al escucharla y pensado: anda que…. pero enseguida he reflexionado, es un comportamiento habitual,  esta mujer no es la única que realiza acciones dentro de las redes sociales sin conocer cuáles pueden ser las consecuencias. Cada vez más los usuarios pensamos que dentro de la red todo vale pero, está claro que no es así, no lo digo yo, lo dice el Juez. Mucha gente se escuda en la frase: “Es mi muro y cuelgo lo que yo quiero”. Es tu muro si pero, ¿conoces la política de privacidad de estos espacios? ¿Sabes quiénes son tus amigos? ¿Los riesgos a los que te expones?

Esta noticia, es solo un ejemplo pero, todo ha cambiado tan rápido que la alfabetización digital a diferentes niveles la necesitan tanto niños, adolescentes y mayores. Los adultos deberían tener iniciativa e informarse de lo que se puede y no se puede realizar en los canales que acostumbran a usar. Los adolescentes, los niños, las nuevas generaciones en general convendrían ser formados desde las escuelas. Si esto se hubiese llevado a cabo ya, la alfabetización digital cada vez estaría un poco más avanzada pero, seguimos creando individuos en institutos y universidades sin alfabetizar.

Fuente de la imagen: http://www.publico.es

Anuncios