Esta mañana camino del trabajo me he cruzado con un grupo de adolescentes que iban en bata, con mantas y he pensado…¿¿una fiesta del pijama?? Conforme iba andando he caído en las noticias que estoy escuchando en los medios de comunicación en los últimos días: “Colegios e institutos que deben cerrar sus aulas debido al corte de luz ya que no pueden hacer frente a las facturas”.

 

La Consejería de Educación de la Comunidad Valenciana no abona dinero a los Centros con lo cual, estos no pueden pagar las facturas. Centros de educación en los que alumnos deben llevarse los folios para poder realizar los exámenes, también deben llevar de casa el papel higiénico y por supuesto no podemos hablar de lujos como calefacción. En mis años de estudiante no existía la calefacción en las aulas pero, en los tiempos que corren se ha convertido en un bien necesario para el bienestar en las clases.

 

En esta sociedad todo avanza a pasos agigantados la tecnología se vuelve obsoleta antes de acostumbrarnos a su uso y, algo tan sencillo como los bienes básicos ¿desaparecen de nuestro panorama? ¿Hacia dónde nos dirigimos? ¿Hemos retrocedido en el tiempo? Quizás la solución pase por realizar las clases a través de la teleformación, los alumnos quedan en sus casas y cuentan con un profesor online, este dirige las clases vía Twitter y resuelve dudas en un foro. ¿Dónde queda entonces el proceso de sociabilización de los alumnos? ¿En una pantalla ¿ ¿vía Tuenti?

Desvarío ante estas noticias pues no deja de sorprenderme que en esta era estemos con este tipo de problemas. ¿Vamos a tener que solicitar una cartilla de racionamiento?  ¿Quizás volveremos al trueque?

Espero que este problema se solucione pronto pues en un país tan azotado por la crisis como el nuestro no podemos permitir que la educación, el futuro del país, se paralice.

 

 

 

 

 

 

 

Dejo unos cuantos enlaces en los que se denuncia dicha situación:

Colegio de Baiona,  un mes de calefacción

Valencia, colegios sin calefacción

Alicante, institutos sin luz y calefacción

La Coruña, una semana sin calefacción

Valencia, instituto sin calefacción, tizas ni papel higiénico

Valencia, colegios sin calefacción y riesgo en nóminas de universidades

 

Anuncios